Entre 2004 y 2010 viajé a diferentes partes del planeta para fotografiar el modo de vida de las últimas comunidades de pescadores artesanales. Comunidades que dependen casi exclusivamente del mar y que sufren el agotamiento del mismo, ya sea por sobreexplotación o por contaminación. Según datos de la FAO, a mediados del siglo XX se capturaron 18 millones de toneladas de pescado al año, hoy se capturan más de 100 millones. La pesca moderna está dominada por buques pesqueros industrializados (más de cuatro millones) que están muy por encima de la capacidad de los océanos para recuperar la cantidad de peces capturados.  Sin embargo, la pesca artesanal maneja una cultura ancestral que incluye un gran conocimiento del ecosistema, resultado de la observación y transmisión de los conocimientos tradicionales y el respeto a los mismos, gestionando las capturas anuales de peces para promover el desarrollo sostenible de la comunidad sin agotar sus recursos naturales.